miércoles, 17 de abril de 2013



Al caminar por un bosque oscuro y devastado dejo rastro de amapolas.
Cuando levanto la vista diviso, a lo lejos, una extraña y borrosa figura que despierta mi interés. Movida por la curiosidad, avanzo hundiendo mis pezuñas en el barro, volviéndose la forma cada vez más nítida. Al llegar al esperado destino, descubro con sorpresa que se trata de un cervatillo, de mí, porque soy yo, y entonces todo el monte se cubre de aquellas flores rojas.

3 comentarios:

  1. Sólo temo a las personas incapaces de encontrarse a sí mismas.

    En realidad, a casi todo el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me temo a mí misma, porque me pierdo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar